El grupo australiano Macquarie y la francesa InfraVia compran el 39,39% del metro